El jueves 2 de diciembre nos trasladamos hasta el norte de nuestro país para la inauguración de un nuevo mural. En esta oportunidad, llegamos hasta el Hospital Regional de Antofagasta, donde se encuentra la obra del artista tocopillano, Francisco “ESEC” Tapia.

Para explicar la intención comunicacional que hay tras su obra, Tapia cuenta que desde pequeño vivió en el mundo de la salud, ya que las mujeres de su familia trabajan en un hospital público. Para el artista, más que agradecer, “es reconocer a las personas que hacen estas cosas por vocación (…) ese es el mejor reconocimiento que puede existir”, señaló. Descrita como una propuesta animalista, la obra muestra a tres personas –una de ellas tendida- alcanzándose con las manos, mezclando colores como el celeste, verde y rosado pastel. Su idea fue ser lo más transversal posible, por eso “transmite solo los gestos, la corporalidad de las poses, dar y recibir ayuda, estar preocupado por la persona que lo necesita. Ese es el espíritu del cuidador”, cuenta. Tras las personas protagonistas del mural, hay un mensaje con intención: el artista incluyó el árbol de Chañar, característico de la región y sugerido por los funcionarios al tener relación con el uso de la medicina natural.

Sin duda, este y todos los murales que son parte de El Arte de Sanar, convocan a las tres i: inspirarnos, incluirnos, innovarnos. Así también lo entendieron a la perfección artistas como Francisco ESEC Tapia, quien, sin intenciones de dejar a nadie fuera, plasmó en su obra gestos corporales tan significativos que inspiran, por ejemplo, la ayuda y el cuidado hacia otro. Porque agradecer y reconocer engrandece a quien recibe el mensaje, pero también a quien lo da, en 3xi seguimos fomentando la Cultura del Encuentro a través de instancias tan importantes como El Arte de Sanar, porque creemos que, justamente a través del arte, podemos dejar un testimonio imborrable de la tremenda lucha y trabajo que han realizado nuestros “héroes sin capa” pertenecientes al mundo de la salud.